Ti

¿Conoces las cualidades de un buen equipo de TI?

La modernización de las estructuras empresariales y su creciente dependencia de las Tecnologías de Información (TI), ha sido el motivo para que a partir de un enfoque tradicional, las organizaciones aparte de pensar en invertir en sistemas informáticos también hayan debido preocuparse en reclutar talento humano, como receta para procurar un buen departamento de TI.

Los miembros de esa plantilla, además de contar con una debida formación académica y preferentemente contar con otros niveles de instrucción técnica y especializaciones universitarias, han de poseer otro tipo de aptitudes tales como ser dinámicos, proactivos, capaces de tomar decisiones y de conformar una sinergia con los demás integrantes del equipo.

Y así como el conocimiento de los egresados de las instituciones universitarias puede provenir de estrategias empresariales dirigidas a configurar el perfil técnico de los empleados, también puede ser el resultado de una elección individual del recurso humano, de allí que una de los retos para las organizaciones es hacer una búsqueda exhaustiva en el mercado laboral, o terminar de moldear invirtiendo en la capacitación profesional de los mejores prospectos.

Otro de los desafíos empresariales es dar con el tamaño exacto de su departamento de TI, de acuerdo al tamaño de sus operaciones. Es decir, contar con suficiente personal especializado para atender casos de múltiples eventualidades de los sistemas, pero a la vez no tener tanto talento que en momentos de normalidad pudiera ser considerado improductivo.

En ese deseado balance de personal, relacionado con la cantidad de tareas y procesos a atender, es pertinente considerar que en cualquier equipo grande siempre habrá dificultades para lograr una cohesión exitosa. Es una máxima que se evidencia inclusive en los deportes de conjunto.

En cambio con un equipo compacto, con toda la formación y aptitudes antes mencionadas, es más factible hacerlos engranar mediante el establecimiento de un manual de procedimientos informáticos y de una fluida comunicación interna y con los equipos de soporte relacionados.

Definir los roles en los equipos de TI permitirá que no se solapen funciones y tampoco se desatiendan las sub áreas dentro del departamento. No está de más establecer un escalafón entre los administradores de sistema.

Técnicos con cualidades innovadoras, que sientan y vivan la tecnología más allá de los esquemas tradicionales, son base para que el análisis sea el que guíe la búsqueda de soluciones a los problemas.

Camino a la optimización de recursos técnicos y humanos, tendencias como Cloud Computing permiten que los departamentos de sistemas en las empresas sean más reducidos en tamaño más no así en capacidades, pues esos equipos ya cohesionados trabajan en colaboración con los técnicos de las entidades externas prestadores de recursos como servicio desde la nube.

Fuente: DataCenter