Amor

¿Qué tiene el marketing que aprender del amor?

En Mad Men, la serie que retrata la época de oro de la publicidad americana de los 70´s, aparece Don Draper, personaje que nos muestra el glamour del exitoso director creativo de una agencia de Madison Av.

Don Draper dice: “Lo que tú llamas amor es un invento de tipos como yo para vender medias de nylon”.

¿Qué es el amor?

Según Wikipedia, “El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (artísticocientíficofilosóficoreligioso). De manera habitual, y fundamentalmente en Occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de actitudesemociones y experiencias.”

Para el amor sobran descripciones y faltan explicaciones. Lo cierto es que la descripción del amor actual puede darnos algunas pistas para entender cómo debería ser el marketing de la era moderna.

En el fondo el marketing se trata de flirteo, coquetear con el consumidor para enamorarlo de un producto o servicio, seducirlo, volverlo leal y enloquecerlo para que suba selfies a sus redes sociales con nuestras marcas.

Existen 4 características básicas que definen al amor (y al marketing):

  1. Honestidad

Hablar siempre con sinceridad y construir sobre verdades. A las marcas se les olvida muy seguido aprovechar la oportunidad de entablar diálogos honestos con sus audiencias para despertar sentimientos de apego.

Sprite

2. Sin rodeos

Hablar directo, ir al grano. En el amor se valora la valentía y la capacidad del ser amado para decirnos las cosas tal y como las siente. Así las marcas deben aprovechar toda oportunidad para lanzar mensajes directos y efectivos.

Coca

3. Sin falsas promesas

Si hay algo que nadie perdona en el amor es alguien que nunca cumple lo que promete o solo cumple parcialmente con las expectativas generadas. Nada como mentir para tirar la reputación de una marca, por eso estas deben cuidar su diálogo para evitar crear falsas ilusiones, solo verdades.

McDonald's

4. Pasión mutua

Todos soñamos con despertar deseo en el ser amado, sentirnos atractivos y ser amados de manera apasionada. Pocas veces las marcas nos hacen sentir así, más que apapachados. Las marcas necesitan ajustar sus estrategias para atraer y retener a sus compradores haciéndolos sentir amados con pasión y desenfreno. Solo así podremos tener reciprocidad.

amor

Seguramente hay otras características del amor que podemos aplicar para crear más y mejores estrategias de atracción y retención de clientes, ¿cuáles se les ocurren?

InformaBtl